18 may. 2011

Reproducción, mutación y metamorfosis

Algunos vecinos están muy dispuestos a ayudar a la ciencia.

Unos intentan contribuir a la propagación de las especies vegetales, donando generosamente el abono. Otros prefieren la investigación de campo, mediante la observación de los cambios que se producen en la materia vegetal con el paso del tiempo y los hay más osados, que experimentan una especie de arrebato emocional y simbiótico con el universo ensayando la transmutación de los elementos.

Desde esta asociación vamos a intentar explicar estos tres conceptos con claridad y sencillez a nuestros aprendices de biólogos y alquimistas:

En primer lugar, dejar la poda en la calle no contribuye en absoluto al desarrollo y la reproducción de las plantas. Para que sea útil, es necesario triturar los restos de poda y someterlos a un proceso de compostaje, obteniendo un abono muy rico de forma natural que se mezclará con la tierra en la que crecen las plantas. Sobre el adoquín o el asfalto no tiene ningún efecto, dado que ambos son materiales inertes e inanimados.

Por otro lado, aquellos que prefieren estudiar la mutación que sufre la poda abandonada en la calle con el paso del tiempo deben saber que el único cambio que se produce es que se seca, convirtiéndose en un foco de riesgo de incendio. Para que se produzca la milagrosa mutación en compost hay que controlar la temperatura y la humedad de la pila de residuos (léase poda) y todavía no hemos visto a ningún vecino que se encargue de vigilar estos parámetros.

A aquellos de ustedes que pertenezcan al tercer grupo les va a desilusionar profundamente que les desvelemos que por más que depositen con amor sofás, colchones, sillas y otros enseres domésticos en la vía pública, estos jamás, repetimos, jamás se convertirán en mobiliario urbano.

Así que, ya saben, como la ciencia conlleva ciertos riesgos y nosotros realmente les apreciamos, les animamos a que cultiven su civismo o, como dirían no hace mucho, su urbanidad y buenas maneras.

3 comentarios:

  1. Creo que Chilches es un experimento de la CIA para ver si la vida entre la basura es posible. Exito total.

    ResponderEliminar
  2. la basura llama a la basura eso es cierto y si nuestro querido ayuntamiento no se preocupa de limpiar tampoco muchos vecinos colaboran, todo esto no es mas que el principio de una nueva plaga de ratas y ratones como en años pasados. El otro dia ya tuve la muestra en mi propia casa.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo, no podemos exigir nuestros derechos sin cumplir con nuestros deberes. Además, ¿Le parece lógico su razonamiento? Al ayuntamiento le importa un pito si la basura nos llega al cuello y nuestras calles parecen sacadas de una película apocalíptica pero a nosotros, que somos los que vivimos aquí, sí debería importarnos nuestro entorno, y darles una excusa para desentenderse de la limpieza es muy poco inteligente por nuestra parte.

    ResponderEliminar